Tercio del Cistro del Ecce-Homo

Tercio del Cristo de la Sentencia

Tercio de la Cruz Penitencial

Tercio de la Guardia Pretoriana

Tercio de los Niños

Cargos 2017

El tiempo

Cartel 75 Aniversario

Traductor

GRUPOS ESCULTÓRICOS

Nuestra Cofradía posee dos: El Ecce-Homo, popularmente conocido como “El Señor en el balcón” y La Sentencia.

El Ecce-Homo consta de dos figuras que, en principio se atribuyeron a Francisco Salzillo y hoy perfectamente datadas por Javier Sánchez Portas, son del año 1777. En la actualidad Pilatos es obra de los valencianos Rabasa y Royo, año 1943, como veremos a continuación. El Señor fue restaurado en 1978, por el escultor José Sánchez Lozano y posteriormente por el oriolano José Sánchez Girona, en 1989

La Sentencia fue esculpida por Víctor de los Ríos y se estrenó en la Semana Santa de 1965, con motivo de las Bodas de Plata de la Cofradía.

De San Judas Tadeo a Pilatos y de Pilatos a San Judas Tadeo

En los albores de los años cuarenta y con el resurgir de nuestra Semana Santa, grupos de oriolanos se lanzaron a construir nuevas imágenes que sustituyeran las desaparecidas durante la guerra civil, al amparo de Cofradías existentes, en algunos casos, y en otros, de nueva creación.

De esta manera, entre los años 1940 a 1945 se realizaron: Nuestro Padre Jesús, la Fragelación, la Verónica, la Dolorosa, la Cena, la Virgen de los Dolores, la Samaritana y el Cristo Yaciente. Después, en el segundo lustro de esa década, se incorporaron el Prendimiento y la Oración en el Huerto.

El entusiasmo también caló en los cofrades del Ecce-Homo y, desde un primer momento, se quiso sustituir al Pilatos que acompañaba al Señor en el balcón, por otro más acorde con la idea que se tenía sobre la figura o imagen de un procurador romano. Por ello, no es extraño que en el acta de 16 de septiembre de 1942, se diga textualmente

“Se trata seguidamente de sustituir la imagen del Pilatos actual que acompaña en el paso a la del Ecce-Homo, que es San Judas Tadeo, por otra nueva de Pilatos auténtica.”

Desde hacía muchos años se había dicho erróneamente por nuestros antepasados que, la citada imagen correspondía al citado Santo. Mas, hoy queda clasificado, gracias a la investigación del citado Sánchez Portas.

La intención fue buena y, el llamado San Judas Tadeo se sustituyó por el Pilatos actual, "quedando el primero “arrinconado”, en casa de las camareras Srtas. de Muñoz, quienes por ignorancia y debido al gran deterioro que sufría la imagen, (había estado en un gallinero durante años) fue entregado a un carpintero en pago a unos trabajos realizados en su casa, de donde fue rescatado por el Presidente y varios miembros de la Junta Directiva, tras enterarse de esta circunstancia, no sin antes satisfacer al industrial el importe de los trabajos realizados". Una vez recuperado, estuvo alojado en las falsas del Círculo Católico, hasta que, con posterioridad, pasó a ocupar un lugar en el Museo Diocesano de Arte Sacro, donde actualmente se encuentra. Los cofrades que formaron la comisión para el rescate del antiguo Pilatos fueron, D. José Rodríguez Lozano, presidente, D. Francisco (Fernando) Verdú Torregrosa, D. Antonio Pomares Gálvez, D. Antonio Galiano Santiago y D. José Miguel Lacárcel Ramos.

La primera noticia que encontramos sobre su construcción, arranca del 4 de enero de 1942, con motivo del anuncio que efectúa el Presidente Sr. Pertusa, de la posible entrega de un donativo anónimo que, de recibirse podría destinarse a la adquisición de un Pilatos. Esto se materializaría meses después, al tomarse el acuerdo de su construcción, basándose en el boceto realizado por el artista local, Enrique Luis, tomado del cuadro de Hoffman “Jesús ante el pueblo” (Coronación y Sentencia).

Como artífices se recurrió a los escultores valencianos; Román y Salvador y, J. Rabasa y A. Royo. Los primeros ofertaron su construcción en talla de madera, decoradas las orlas en oro en 4.500 pesetas y, los segundos en 4.250 pesetas.

Se acordó hacer el encargo a los segundos, los cuales el 14 de octubre ya tenían el boceto en barro realizado y, recibían 1.000 pesetas a cuenta como primer plazo. En la carta que dirigen al Presidente, le rogaban saludase al Vicario General D. Luis Almarcha, e indicaban su agradecimiento por “el interés inmerecido que se toma recomendándonos y ello nos obliga más si cabe en hacer una obra bien acabada.”

El 2 de marzo de 1943, la escultura estaba ya concluida y se procedía a su decoración y, el 8 de abril, el Tesorero D . Monserrate Moreno, se desplazaba a Valencia a recogerla y a saldar la cuenta con los escultores, efectuándose el último pago, incluyendo el embalaje, por 2.300 pesetas. Asimismo, los gastos efectuados en tres días en el desplazamiento del citado directivo, ascendieron a 156,40 pesetas, incluyendo 25 pesetas por un carro y dos hombres para transportar a Pilatos del taller de los escultores a la agencia.

La citada imagen fue del total agrado de la Cofradía y desfiló por primera vez, el Lunes Santo de 1943. Con tal motivo en acta aparece un voto de gracia a los artistas Rabasa y Royo por “la fiel interpretación que han dado a los deseos de la Cofradía”.

Este Pilatos, ha sido la figura que hemos conocido desde niños y que, plásticamente, ha conformado junto con Jesús, la escena pasionaria del “Señor en el balcón”.


La Sentencia

Desde siempre hubo la intención de dotar a la Cofradía de un nuevo grupo escultórico, o de incorporar al Ecce-Homo alguna otra figura como un sayón, un romano, Barrabás o algún sirviente. Pero, nunca fructificó la idea, ya que no se terminaba de localizar ningún pasaje evangélico capaz de cumplir totalmente con ello, desechando lo apócrifo. Asimismo, se pretendía, de construirse un nuevo grupo escultórico que, éste pudiera por su cronología pasionaria desfilar, antes o después, del Ecce-Homo en la procesión general del Viernes Santo. Después de muchas cavilaciones, se encontró la solución, con la realización del paso de La Sentencia y se aprovechó la efeméride del veinticinco aniversario de la fundación de la Cofradía.

En Junta Directiva celebrada el 29 de abril de 1964, y en la que entraron a formar parte de la misma D. José Víctor Rodríguez López y D. José Miguel Lacárcel Ramos, se acuerda ejecutar un nuevo grupo escultórico, autorizándose al Presidente, D. José Rodríguez Lozano a realizar las gestiones oportunas. Este, anticipa que, previniendo el acuerdo y, a sugerencia del culto abogado D. José Martínez Arenas, había entrado en contacto con el escultor Víctor de los Ríos, a fin de solicitarle precio y boceto. El artista a vuelta de correo, se presentó en Orihuela y fijó un precio de 50.000 pesetas por figura que, tras discusiones y la feliz intervención del Sr. Martínez Arenas, el escultor las rebajó, dejándolas entre 30.000 y 40.000 pesetas.

Dio la coincidencia que, por esas fechas, se encontraba en Orihuela el Obispo Almarcha y daba “garantía de que se trata de una buena firma”.

La Junta General, celebrada el 18 de mayo de ese año, tras estudiar los bocetos y presupuesto presentados por los escultores; Sánchez Lozano, Coullaut-Valera, González Moreno y Víctor de los Ríos, acordó contratar con este último, por ser el de mejores condiciones, y denominar el paso como “La Sentencia”.

En carta de 16 de junio, se comunicaba al Presidente de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades el acuerdo de la Junta General del Ecce-Homo, “para su autorización y aprobación en su día si procede”.

Por las últimas fechas del mes de marzo de 1965, se recibió el grupo escultórico en Orihuela, firmándose el oportuno contrato, entre cuyas estipulaciones entresacamos algunas:

“Primero.- El Iltmo. Sr. D . Víctor de los Ríos hace entrega en este acto a D. Francisco Verdú Torregrosa, que actúa en la representación de los otros comparecientes (D. José Rodríguez Lozano, D. Antonio Pomares Gálvez, D. Antonio Galiano Santiago, D. Luis Pérez Ramos y D. José Gas Cañizares) , de un grupo escultórico, procesional, titulado La Sentencia, compuesto de cuatro imágenes en tamaño natural, o sea Jesús, Pilatos, un romano y un esclavo adolescente, con su plataforma de madera donde van colocadas con tamaño de dos metros y medio por tres y medio, construido en madera tallada policromada, y que ha sido esculpido por el Iltmo. Sr. D. Víctor de los Ríos, a instancia de los otros contratantes y con destino a la Cofradía de la Semana Santa de Orihuela, titulada Ecce-Homo.

Segundo.- El precio de este grupo escultórico consiste en la cantidad de ciento cincuenta mil pesetas, de las cuales el Iltmo. Sr. D. Víctor de los Ríos declara tener recibido con anterioridad a este acto, la cantidad de cuarenta mil pesetas de las que otorga carta de pago y recibo en derecho. El día 5 de mayo del corriente año 1965, se entregarán al Iltmo. Sr. D. Víctor de los Ríos, la cantidad de treinta y cinco mil pesetas. El día 5 de mayo del próximo año 1966, se le entregarán treinta y siete mil quinientas pesetas. Y finalmente el día 5 de mayo de 1967 se le entregarán las restantes treinta y siete mil quinientas pesetas. Todo ello, sin perjuicio de que si les es posible, los contratantes abonen al Sr. Escultor el resto del precio que adeudan, antes de las fechas indicadas”.

Toda la madera de este paso fue trabajada por el cofrade Antonio Leyva Díaz.

El grupo escultórico fue bendecido en la Iglesia de la Merced, el día 4 de abril de 1965, por el Hermano Mayor de la Cofradía, D. Modesto Díez Zudaire, durante la fiesta anual y actuando de padrinos D . Eusebio Escolano Gozalvo, Presidente de la Caja Rural Central y la Srta. María Parra Escolano, ambos en representación de la citada entidad.

Desfiló por primera vez, el Martes Santo de ese año y, el escultor acompañó al paso durante toda la procesión.

En 1989, fue limpiado por el artista oriolano, José Sánchez Girona, y en 1998 restaurado por el sacerdote Rvdo. D. José Soler Cardona.

Volver a contenido

Guía Cuaresma 2017

Procesión Martes Santo

Procesión Cristos 2016

Visitas

114391
Hoy
Esta semana
Este mes
Total
68
340
1618
114391

Your IP: 54.81.237.159
Server Time: 2017-08-17 23:27:58